Si echamos la vista atrás en el panorama humanitario de 2017, es probable que veamos solo los aspectos negativos: conflictos que no parecen tener fin, y amenazas naturales que han destruido millones de hogares y vidas. Sin embargo, en medio de todo el desastre, hay algún atisbo de esperanza.