SAN SALVADOR, El Salvador, 24 de noviembre de 2017 – Las lágrimas caen por su rostro. Entre sollozos, describe el sufrimiento que ha sufrido su familia a manos de una de las bandas callejeras más peligrosas del mundo. Hace una pausa, toma aliento y se seca las lágrimas.