Los líderes se suponen que lo saben todo – al menos cuando se trata de su propia empresa – ¿no es así? Es por eso que las tres palabras más odiadas en el liderazgo son simplemente: No lo sé.

Después de todo, si el líder no lo sabe, que hace?

Por supuesto, nadie tiene todas las respuestas. Aun así, muchos líderes están dispuestos a admitir cuando no saben algo acerca de su negocio. En su lugar, se preocupan, fingen y a veces niegan.