BISHKEK, Kirguistán, 3 de noviembre de 2017  ?  “Ella es la hija que soñé tener”, dice Nargiza. “Cuando la veo en la incubadora, le toco las manos, las piernas, para darle mi amor”.