Realmente existen pocos objetivos imposibles, lo que casi siempre existen son demasiados plazos irreales.

La naturaleza que es sabia nos ofrece una valiosa lección de la que deberíamos tomar nota: Para que algo alcance su máximo desarrollo es necesario un periodo de crecimiento.