Desde aquel día que partiste
Me pregunté: ¿Qué sería de mi vida,
Tal vez una veleta del destino,
Una nube sin rumbo fijo?

Y, como si esas palabras hubieran llegado a tus oídos,
Una noche me hablaste entre mis sueños,
Y me vi entre tus brazos.

Fragmento del Poema: A una Madre fallecida
Autor: Juan Morales Martínez
Derechos reservados