Esta tendencia empresarial nace en los años cuarenta en estados unidos al finalizar la segunda guerra mundial, con el interés de algunos empresarios o negocios de contemplar mayor cantidad de actividades que pudieran atraer a clientes y así no depender de proveedores, incluso siendo vistos como enemigos.