Todos tenemos tres vidas: pública, privada y secreta. La secreta es donde está el corazón, donde moran las verdaderas motivaciones, lo que realmente anhelamos en la vida.

Hemos de examinar nuestras motivaciones personales, autoafirmarnos (una comunicación personal, positiva, en presente, visual y emotiva), interiorizarla (respiración, visualización, repetición), construir el carácter