Está amaneciendo,
qué paz refleja tu cara
cuando duermes…

Ya es casi la hora
de empezar un nuevo día
y la verdad
reconozco que
no me gusta nada madrugar,
quizáS sea esa la razón
por la que tengo
tan mal despertar

Fragmento del poema: No Sabes cuánto te quiero
Camilo Sesto
Derechos reservados