Lo lograste. Finalmente empiezas a cosechar los frutos de tu gran esfuerzo, comienzas a tener más contratos y el tiempo ya no te es suficiente para satisfacer la demanda de tus clientes. Te das cuenta de que necesitas contratar más personas para tu negocio.