Cuando hablamos de atención personalizada, nos referimos al trato directo que una empresa proporciona a sus clientes, tomando en cuenta las necesidades de este.

Esto conlleva que el cliente vuelva a la empresa tomando en cuenta el trato preferente que recibe.