BARBUDA, 8 de Septiembre de 2017 – El sol se refleja en el mar cuando Sasha Lewis aborda el barco que la transportará junto a otros muchos residentes de la devastada isla de Barbuda a la relativamente segura y cercana isla de Antigua.