Una de las pasadas madrugadas poeta,
una garza en su viaje procedente de Alaska:
dijo haberte visto en la extensión de un blanco invierno,
en la Provincia de Alberta,
entusiasmado como un aullido de lobo,
en los millones de nieves volando como plumas,
de palomas violadas por el viento.

Fragmento del poema Yo no vengo a pedir piedad

By admin

Algo de programación en Access, diseño web y principalmente electrónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *