Mientras los políticos gastan millones en cumbres para no hacer nada, fijan metas que nadie cumple, y hacen protocolos que los grandes países contaminantes se niegan a firmar, llega el turno de la gente....