Los síntomas de la gripe porcina son los siguientes:

1. Fiebre mayor de 38 grados centígrados (100,4 Fahrenheit).
2. Tos frecuente e intensa.
3. Dolor de cabeza.
4. Falta de apetito.
5. Congestionamiento nasal.
6. Malestar general.

Recomendaciones importantes para no contraer la gripe porcina:

1. Mantenerse alejados de personas con infecciones respiratorias.
2. No saludar de beso ni de mano.
3. No compartir alimentos, vasos o cubiertos.
4. Ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados.
5. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
6. Mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, manijas y barandales, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común.
7. Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.
8. No fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.
9. Evitar exposición a contaminantes ambientales.
10. Buscar atención médica inmediata en caso de presentar los síntomas ya identificados.

La OMS advierte de que la pandemia de nueva gripe es inminente.

gripe-porcinaLa Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió elevar el miércoles por la noche el nivel de alerta sanitaria por la gripe porcina o “nueva gripe”, como se la empieza a llamar, a 5, lo que significa que la pandemia es inminente. El siguiente paso, el grado 6, sería la confirmación oficial de que el mundo está inmerso en una epidemia global.

La decisión de la OMS lleva implícito el reconocimiento de que el virus ha mejorado su capacidad de transmitirse. A los gobiernos les “queda poco tiempo para organizar, comunicar y poner en práctica las medidas planificadas antes de que estalle la pandemia”, dijo la agencia sanitaria.

“Los países deben pasar de la preparación a la acción y preparar de forma inmediata sus planes de emergencia. No hay tiempo que perder”, señaló Margaret Chan, directora general de la OMS, quien reconoció que “el mundo está mejor preparado que nunca para afrontar una epidemia de estas características”.

Elevar la alerta obliga a los fabricantes de vacunas a dedicar todos sus esfuerzos a la creación de una vacuna pandémica. En este sentido, la OMS apeló a incentivar la producción de medicamentos antivirales hasta que llegue la esperada vacuna preventiva, que puede tardar por lo menos seis meses.

Muerte de un bebé en Estados Unidos

En Estados Unidos, se conoció el fallecimiento de un niño de 23 meses en Texas convirtiéndose en la primera víctima mortal fuera de México, foco de origen de la epidemia y donde sigue el goteo de casos. El menor era mexicano y vivía en la localidad de Matamoros, muy cerca de la frontera con Texas. Había sido trasladado para ser tratado de la gripe porcina, lo que indicaría que se habría contagiado en su país de origen. Sus padres no han desarrollado los síntomas.

Tras conocerse la muerte del bebé, y confirmados ya 91 casos en el país, el presidente Barack Obama declaró que las escuelas deberían considerar la suspensión de sus actividades si se agrava la propagación de la enfermedad. “La situación es grave y merece la adopción de las mayores precauciones”, señaló Obama. “Todos debemos mantenernos vigilantes e insto a las autoridades locales a que notifiquen a las autoridades federales cuando se identifique un caso”, agregó.

El virus también ha llegado hasta Oriente Medio y Oceanía. Por ahora sólo el continente africano se mantiene libre de casos sospechosos.

si llega a la fase 6, cuales son las consecuencias?

El nivel de alerta 6 es ya la fase pandémica. La OMS explica que se caracteriza por los criterios que definen la fase 5 (propagación del virus de persona a persona al menos en dos países), acompañados de la aparición de brotes comunitarios en al menos un tercer país de una región distinta a la del foco inicial. “La declaración de esta fase indica que está en marcha una pandemia mundial”, asevera la agencia.

En el periodo posterior al de máxima actividad, la intensidad de la pandemia en la mayoría de los países con una vigilancia adecuada “habrá disminuido por debajo de la observada en el momento álgido”, explica la OMS. “En este periodo -continúa-, la pandemia parece remitir; sin embargo, no pueden descartarse nuevas oleadas, y los países han de estar preparados para una segunda ola”.

La OMS recuerda que pandemias anteriores, como la de la llamada gripe española, se han caracterizado por oleadas de actividad repartidas durante varios meses. “Cuando el número de casos disminuye, se requiere una gran habilidad comunicadora para compaginar esa información con la advertencia de que puede producirse otro ataque. Las olas pandémicas pueden sucederse a intervalos de meses, y cualquier señal de relajación puede resultar prematura”, advierte.

En el periodo postpandémico, los casos de gripe habrán vuelto a ser comparables a los habituales de la gripe estacional. “Cabe pensar que el virus pandémico se comportará como un virus estacional de tipo A“, considera la Organización Mundial de la Salud. En esta fase, subraya, es importante mantener la vigilancia y actualizar en consecuencia la preparación para una pandemia y los planes de respuesta. Puede requerirse una fase intensiva de recuperación y evaluación.

Ver el siguiente video: