Para escuchar la radio, haga clic en el triángulo dentro del círculo verde


El zorro y la cigüeña

Gracias a mi amigo carlos Hugo de Argentina por enviarme este cuento.
El zorro y la cigüeña
En una ocasión el zorro invita a comer a su “casa” a una cigüeña y le sirve la comida en un plato playo (plano). La cigüeña, con su largo pico no pudo comer y demás esta decir que el zorro se comió lo de “su invitada”; el cuento sigue que después la cigüeña invita a su compadre a la casa de ella y le da de comer en una botella, que es donde ella si podía comer, pero el zorro no. Es obvio que el zorro no pudo comer y la cigüeña satisfizo su apetito y le dió una lección al zorro.

El relato que antecede, tiene relación con algo que nos ofrecen ya sea en calidad de regalo o préstamo, pero que bajo algunas circunstancias no podemos utilizar. Por ejemplo, en alguna ocasión hemos sido invitados a acudir a recibir el regalo de una rifa, pero que para obtenerlo necesitamos una determinada cantidad de dinero para los trámites y gastos inherentes al proceso, y por supuesto no tenemos esa cantidad y por lo mismo, no nos podemos llevar lo ganado, hasta que tengamos el dinero requerido. Pero tenemos un límite de tiempo para reclamarlo. O sea, el plato en el cual nos lo sirvieron no es el adecuado.

Otro ejemplo, es cuando anuncian en español en un sitio un recurso gratuito, y cuando visitamos el recurso resulta que es en alemán, inglés, etc. y como nuestro inglés (u otro idioma) no va más allá de decir OK, nos quedamos sin poder usarlo u obtenerlo.

Ejemplos hay muchos en los cuales nos invitan a comer y no podemos hacerlo.

Fuente de la imagen: guiascostarica.com

admin

Algo de programación en Access, diseño web y principalmente electrónica.

You may also like...

1 Response

  1. carlos hugo says:

    Apreciado amigo: no sabes la alegría que me has provocado al publicar dos simples colaboraciones, muy humildes diría yo, y tu supiste darle forma sin modificar la esencia del mensaje. Y si alguien quiere saber como lo veo yo, pues les diría que le envié dos trozos de barro y Hugo, preciado caballero, los ha convertido en dos obras de arte, que me ha emocionado. Por ahí he leído que encabezas : “Carlos Hugo, viejo amigo” (refiriéndote a mi) y te disculpas, ( sera por lo de viejo ? .-tengo 74,.- o por lo de amigo? .-me has honrado con tu amistad) nada de eso me ofende o molesta ,y aquí entre nos, yo a veces les digo viejos a alguien mas joven que yo, por favor públicamente te invito a que nunca te disculpes mas.-Tu viejo amigo Carlos Hugo, bendiciones para todos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *